Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143253
León Horacio Gutnisky
Por: León Horacio Gutnisky

Adiós al Segundo Puente

En abril de 2018 se hizo en Resistencia (Chaco) el Primer Foro Regional del Plan Belgrano, estuvieron los gobernadores del NEA y el orador cen­tral fue el presidente Mauricio Macri, quien definió al programa como el “más ambicioso de la historia” argentina, con obras trascendentales “como el segundo puente que se concretará muy pronto”, dijo. Desde 1997 a 2000 se perdieron tres años fun­damentales. El egoísmo político lo demoró todo.

 

Y llegó la noticia que todos temíamos como regalo de Fin de Año. “Los fun­cionarios anunciaron que se suspendió la construcción del Puente Chaco-Corrientes, una obra de envergadura muy esperada en la zona” (diario La Nación 2/1/19).
Es el fin de una novela que nos vendieron por capítulos, con declaraciones de todos los presidentes, desde Néstor y Cristina Kirchner a Mau­ricio Macri, todos los presi­dentes de Vialidad Nacional, gobernadores que firmaron acuerdos que presagiaban, que dejar todo en manos de la Nación vía Vialidad Na­cional, con la presencia del entonces jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Jorge Milton Capitanich, go­bernador del Chaco, “a prés­tamo” a la Nación, como en el football, era supeditar el Segundo Puente a las priori­dades políticas de la Nación, gobierne quien gobierne.
Siguió la venta de ilusio­nes creando una ficción: el Plan Belgrano, para el desa­rrollo del NOA y el NEA. Un plan que no contó nunca con presupuesto y dependía de lo que quisiera el actual jefe de Gabinete (Marcos Peña) que decidía qué hacer y no hacer según la conveniencia política del momento, pero sí se armó una estructura buro­crática que sólo mira, escu­cha y repite lo que resuelven otros, calladamente. No pro­testan ni renuncian.
Veamos cómo empezó todo, y de ahí puede salir la solución si los gobiernos de las dos provincias, sus legis­ladores nacionales y provin­ciales, toman el toro por las astas.
1) El 26 de septiembre de 1994, los poderes ejecutivos de ambas provincias cele­braron el acta de declara­ción de interés para ambos gobiernos, entre otras obras de desarrollo el corredor bio­ceánico que incluía el segun­do puente sobre el río Paraná y el complejo multimodal de cargas Corrientes-Chaco. Acuerdan también formar una comisión interministe­rial con representación de ambos gobiernos.
2) Por Decreto Nº 3.133 del 28 de septiembre de 1994 Co­rrientes ratifica el acta de de­claración y el Chaco lo hace por Decreto Nº 2.530 del 15 de octubre de 1994. Destaco en especial la fecha de esta acta de declaración y los de­cretos ratificatorios, fue en 1994, es decir hace 24 años.
3) El ex gobernador Raúl “Tato” Romero Feris urge su cumplimiento viendo que era fun­damental un segundo puente para mejorar el tránsito entre Corrientes y Chaco, como punto estra­tégico de la ruta interoceáni­ca desde Porto Alegre (Brasil) hasta Antofagasta (Chile). Y de acuerdo con el entonces gobernador del Chaco, Án­gel Rozas, firman el 22 de septiembre de 1997 (hace 21 años) un Tratado Parcial In­terprovincial, que refiere al acta de declaración de 1994 como antecedente inmedia­to siguiendo con lo expresa­do en ese documento.
4) Aunque las leyes rati­ficatorias se demoran por razones políticas, aunque en el Chaco fue sancionada au­tomática según lo establece su Constitución. Otro tanto ocurrió en Corrientes, por las mismas razones. Al final se aprobó por Decreto-Ley del entonces interventor fe­deral Ramón Mestre en el año 2000, retrasando 6 años el proceso. Luego llegaron las crisis.
De haber sido aprobado en tiempo y forma tal vez hubiéramos podido tener el Segundo Puente, y también una Región Corrientes-Cha­co para el desarrollo econó­mico y social. Para el cumpli­mento de esos fines hay que destacar lo que se consigna a continuación:
a) Cláusula III. Organiza un Ente Biprovincial (Enbi)
b) Cláusula V: Las facul­tades del Enbi serán las “de licitar, adjudicar, contratar y administrar el /los contratos de concesión de las obras y de los servicios y/o a convo­car a la presentación de pro­yectos”.
c) Cláusula VI: Se instituye la asamblea de gobernadores como máxima autoridad del Enbi.
d) Cláusula VII: Queda constituida la Junta de Di­rección del Proyecto “Puente Ferrovial Chaco Corrientes y Obras complementarias”.
e) Cláusula Transitoria II y III: Iniciar las trata­tivas con el Gobierno Nacional con el objeto de obtener la delegación de facultades y competencias necesarias e instruir a la Co­misión Interministerial para que dispongan todo lo nece­sario a fin de las coberturas de las etapas que permitan la licitación dentro del pre­sente año 1997 del puente ferrovial Corrientes-Chaco y sus obras complementarias.
CONCLUSIÓN
Este tratado de 14 fojas de­bió ser tarificado por ley de ambas provincias, en 1997, pero el egoísmo político re­trasó todo. El Chaco tuvo que acudir a la cláusula constitu­cional de aprobación por re­traso y Corrientes el Decreto Ley del Interventor Federal del año 2000. Tres años que fueron fundamentales. La­mentablemente, se demoró todo, si se hubiera actuado con la premura del caso se hubiera zafado de la crisis de 2001 pues había financia­ción de la CAF (Corporación Andina de Fomento).
Pero hay más, por la cláu­sula transitoria II punto e) se debían iniciar tratativas con el Gobierno Nacional con el objetivo de obtener delega­ción de facultades y compe­tencias, pero los gobernado­res Horacio Ricardo Colombi de Corrientes y Juan Carlos Bacileff Ivanoff (Vice a car­go) del Chaco, echaron por tierra estas tratativas y entre­garon por un Acta Convenio la suma del poder a la Direc­ción Nacional de Vialidad en el año 2014, apartándose de las leyes vigentes.
Ese documento se firmó, pero sin consignar ciudad de realización ni fecha de celebración. Dado el tiempo transcurrido carece de im­portancia, pero son detalles que evidencian desproliji­dades; lo que sí es innegable es que esa Acta Acuerdo se firmó, con la presencia, que no significa compromiso, del entonces jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, a la sazón gobernador en uso de licencia de la provincia del Chaco y jefe político de Baci­leff Ivanoff.
El acta establecía un plazo de cuatro meses para que la Dirección Nacional de Viali­dad (DNV) presente los tér­minos de referencia, pero al no tener fecha el Acta no se sabía desde cuándo comen­zaban a correr los cuatro meses.
En definitiva, el saldo, lo que realmente importa es que perdimos 4 años que pa­saron de mentira en mentira. Dilaciones que quebraron las esperanzas de todo el NEA y en especial de Chaco y Co­rrientes. Nuestra ciudad es atravesada diariamente por cientos de camiones carga­dos con combustibles, gas y otros productos inflamables.
Ya lo dijo el ingeniero Omar Judis, ex ministro de Obras Públicas del Chaco: “Arréglense ustedes, es un problema de Corrientes”.
Bien, le decimos adiós al Segundo Puente con la espe­ranza de que, tal vez, en al­gún siglo se hará si dejamos todo en manos de la Nación.
Pongamos en vigor el tra­tado interprovincial firmado por Romero Feris y Rozas, hagamos lo de Santa Fe y En­tre Ríos que ante la negativa de la Nación realizaron el túnel subfluvial que une las dos provincias. Pongámonos manos a la obra y busque­mos la financiación entre las dos provincias para conse­guir los fondos necesarios o entregar en concesión como se hizo con el puente que une Santo Tomé (Corrientes) con San Borja (Brasil) sobre el río Uruguay.
Los gobiernos tienen la pa­labra, y los legisladores tam­bién. Sepan que el pueblo los apoyará.s