Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/143243

Crecimiento, según la óptica

"Los argentinos crecimos, porque aprendimos y comprendimos que de 70 años de fiesta no se sale en tres", dijo Macri. ¿será así?

Luego de dos semanas de vacaciones en un exclusivo country de Villa La Angostura, el presidente Mauricio Macri reapareció en los medios a través de un reportaje pautado con una radio de Neuquén, a la que le entregó algunas definiciones que merecen un análisis serio, desapasionado con el objetivo de construir. No hizo pronósticos, pero mantuvo su discurso optimista y, claramente, acentuó el tono de campaña; es que este año el líder de Cambiemos buscará su reelección, tema que está flotando en el mensaje, aunque oficialmente no se habla de ello. Como sea, durante estos 15 días de descanso solamente se comunicó por las redes sociales para las Fiestas, el lento regreso a la actividad comenzó ayer con el contacto radial en el que dejó una frase para el debate: “Hemos crecido”, dijo.

“Los argentinos crecimos, porque aprendimos y comprendimos que de 70 años de fiesta no se sale en tres”, argumentó el Presidente para justificar su afirmación sobre el -presunto- crecimiento de la sociedad. Fue después de admitir que el 2018 fue un año “muy duro”. En ese contexto consideró: “Por primera vez pasamos esa tormenta (léase: la crisis) y no tiramos todo por la borda, sino que nos agarramos al timón, mantuvimos el rumbo y vamos a cumplir”. Macri señaló también que su “prioridad” sigue siendo la pobreza y evitó dar pronósticos, pero confió que en 2019 baje la inflación y haya crecimiento, económico, se entiende. El otro crecimiento, el del pensamiento, la templanza, la valoración, está por verse. Lo dirán las urnas. Al respecto, el Jefe de Estado deslizó durante el reportaje el mensaje proselitista: “Si los argentinos creen que este cambio vale la pena, estoy dispuesto a seguir acompañándolos”. Hay que reconocerlo, tal vez no sea bueno gestionando, pero el hombre está bien libretado. Nótese que no es la gente la que lo acompaña a él, sino al revés. Es Macri quien acompaña a la gente. Proselitismo puro. Los indicadores económicos y sociales, por el momento, echan por tierra la dialéctica presidencial. Ni la pobreza ha bajado a cero, como prometió, ni los argentinos en general están mejor. Inflación, devaluación, recesión. El desarrollo del país es, por ahora, un sueño bastante lejano. ¿Es posible entender el crecimiento en estos términos? Seguramente se necesitarán mucho más que tres años. Mientras tanto, los pronósticos de los especialistas son pesimistas. Por ejemplo, un puñado de economistas consultados por la agencia NA consideraron que hoy los salarios medidos en dólares son 50% menores a los de fines de 2015 (cuando asumió Mauricio Macri). El presagio es que no hay motivos para que la compleja situación económica se revierta. “Hay un abaratamiento significativo de la economía. La foto muestra salarios en dólares 50% menores a los que había cuando llegó al poder Cambiemos, precios de los bienes y servicios también medidos en dólares 35% menores, y tarifas de servicios públicos que, si bien todavía tienen recorrido por delante, son 54% en dólares más altas que las del final del gobierno anterior”, analizó la directora de la consultora Eco Go, Marina Dal Poggetto. Por su parte, el economista Agustín Monteverde resaltó: “Se va confirmando un rumbo de recesión económica (...) no veo ningún motivo para que esto se revierta, el campo va a dar un mejor número, pero eso poco tiene que ver con el plan económico”. Los economistas consultados insisten con que este modelo de tasas por las nubes para contener las subas del dólar no resuelve el problema de fondo. El Gobierno parece contentarse con aplacar el mercado cambiario, pero es un objetivo muy caro. Lo pagó con el FMI, que es deuda a largo plazo. No sólo el 2018 fue duro.s