Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/142018
Tras las violentas protestas en París

Macron convocó a la oposición para buscar una salida a la crisis

El gobierno francés inició una intensa ronda de consultas con los responsables de partidos con representación en el parlamento.

COR041218-018F01.JPG

El Gobierno francés se reunió ayer con miembros de la oposición, para buscar una salida a la crisis abierta por los chalecos amarillos, un colectivo que protesta contra la política fiscal y social de Emmanuel Macron, tras las violentas protestas que sembraron el caos en París. El primer ministro, Édouard Philippe, que canceló su viaje a Polonia, donde debía asistir a la COP24, comenzó a recibir a los jefes de los principales partidos de la oposición, incluyendo al conservador Laurent Wauquiez y a Marine Le Pen. Hoy se reunirá con una delegación de los chalecos amarillos, tras lo cual anunciará las medidas que tomará para intentar encontrar una salida a la peor crisis a la que se enfrenta el Gobierno desde que asumió el poder en mayo de 2017. Sin embargo, no dijo si el ejecutivo cederá a algunas de las muchas y variadas demandas de los manifestantes, entre las que figura la supresión del nuevo incremento en el precio de los carburantes a partir del 1º de enero de 2019, el detonante de las protestas. Hasta ahora Macron dijo que no dará marcha atrás en esta medida, la que asegura que tiene una justificación medioambiental. Pero prometió una gran consulta de tres meses para ayudar a los ciudadanos más pobres en la transición hacia una economía más verde. Las protestas de este colectivo -desligado de los partidos políticos y de los sindicatos- comenzaron contra el alza de los impuestos a los carburantes, pero se han transformado en una ola más amplia de rechazo a las reformas.

Guarda silencio

En una señal de que el gobierno está dispuesto a ceder terreno, el ministro de Economía, Bruno Le Maire, dijo que se debe “acelerar la reducción de impuestos”. Y aseguró: “Pero para esto se debe acelerar la disminución del gasto público”. Los chalecos amarillos, cuyo nombre hace referencia a los chalecos fluorescentes que todo automovilista debe tener en su vehículo, son un movimiento que agrupa a franceses exasperados por la nueva política fiscal.s