Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/142009
En los próximos 90 días

EE.UU. quiere gestos concretos de China durante tregua comercial

Trump y Xi Jinping mantuvieron discusiones específicas para desactivar su conflicto, que afecta a productos por miles de millones de dólares.

COR041218-019F01.JPG

El Gobierno de Estados Unidos dijo ayer que espera muestras claras de China en los próximos 90 días, para construir un real acuerdo que cierre la guerra comercial, tras la tregua pactada este fin de semana por los líderes de las dos mayores economías mundiales. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que la noche del sábado en Buenos Aires, China y Estados Unidos mantuvieron conversaciones para desactivar su conflicto, el que afecta a productos por miles de millones de dólares de su comercio bilateral, y además golpeando desde hace meses a los mercados mundiales. En la reunión, encabezada por los presidentes Donald Trump y Xi Jinping, por primera vez hubo un “claro sendero” para reducir a cero el déficit comercial de Estados Unidos con China, dijo Mnuchin en la cadena CNBC. “Hubo un significativo compromiso de ambos líderes, que precisa ser alcanzado en 90 días e instrucciones para ambos equipos de negociar y convertir esto en un real acuerdo con acciones especificas, ejecutables y plazos”, dijo Mnuchin. Tras las conversaciones entre Trump y Jinping, que transcurrieron en una cena tras la cumbre del G20 en Argentina, Washington aceptó suspender la elevación al 25% de aranceles a productos chinos por 200.000 millones de enero, prevista para el 1 de enero, y mantenerlos en su actual 10%. De su lado, China haría compras “muy sustanciales” de productos estadounidenses, entre ellos, bienes agrícolas de energía e industriales. Trump dijo, en un tuit, que China también “reducirá y eliminarᔠsus aranceles del 40% a los automóviles, pero Pekin no ha confirmado esa decisión. En 2017 el déficit estadounidense con China fue de 335.000 millones de dólares, y muchos fabricantes dependen de los insumos chinos. La agresiva política comercial de Trump generó represalias de Pekin, que afectaron al sector agrícola de Estados Unidos, sembraron incertidumbre en las cadenas de producción, y demoraron inversiones. No obstante, Mnuchin dijo que “la estrategia del presidente funcionó. Esta es la primera vez que respondieron sobre asuntos muy específicos”.s