Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/139670
León Horacio Gutnisky
Por: León Horacio Gutnisky

Lilita, Quo Vadis (¿Adónde vas?)

Todos, en especial co­rrentinos y chaqueños, conocemos a Lilita y sabemos los puntos que calza

COR101018-004F01.JPG

Es hora de preguntar a la doctora Elisa Carrió adónde va, qué per­sigue con decir perdí la confianza en el Presidente, ¿cree realmente que así “garantiza la gobernabili­dad”? O decir que el Presidente, su socio po­lítico, no le va a quitar su “decisión de vida contra la impunidad”. ¿Es esa la intención del presidente Macri, de proteger la impuni­dad, como se deduce de la afirmación de que no le va a quitar su decisión de vida contra la impunidad?
Si ella no confía en el Pre­sidente, su socio en Cam­biemos, qué podemos hacer nosotros los ciu­dadanos que no tene­mos acceso a los entre­telones del Gobierno.
Todos, en especial co­rrentinos y chaqueños, conocemos a Lilita y sabe­mos los puntos que calza, pero si no fuera por sus afirmaciones reproducidas por La Nación, en una nota del correntino Jorge Liotti, que constituyen un drama nacional, podríamos reproducir en tono de comedia la conversación de dos amigos que hablan y uno le pregunta “¿adónde vas?”, y el otro contesta, “al cine”, ¿qué vas a ver?, pregun­ta el primero. Quo Vadis, que quiere decir “¿adónde vas?”. No, sigue la charla, yo te pregunto adónde vas y vuelta en forma infi­nita al cine. Vas a ver Quo Vadis, que quiere decir “¿adónde vas?” y así sigue una y otra vez y hay que preguntarle a Lilita, “¿adónde vas?”. ¿Qué buscás? ¿Crees acaso que así ga­rantizas la gobernabilidad, o diciendo que te van a sacar muerta de la Casa de Gobierno, lugar en la que no cumplís funciones, sino sos legisladora de un parti­do político y si hay crisis debes estar en el Congre­so, no haciendo pinta en la Casa de Gobierno, rogando que alguien te mate, para ser mártir de la gobernabilidad.
A la doctora Carrió, Li­lita para todos, la apoyamos en su lucha contra la corrupción, en su va­lentía para denunciar ilícitos desde su ban­ca de opositora y ahora ¿oficialista?, pero cuidado que con sus últimas actitudes y en especial la que refleja la nota de Liotti en La Nación, hay un tufillo a resentimiento, por­que Macri llegó a Presidente y ella no, cuan­do en soledad sacó más de dos millones de votos y cuando Menem se bajó de la segunda vuelta contra Kirchner, ella hubiera ocupado ese lugar, en la segunda vuelta seguro hubie­ra ganado. Pero la ley es dura pero es la ley, y no está previsto el corrimiento de candidato.
Muchos confiamos en Cambiemos, unión de PRO de Macri, UCR de muchos y Coali­ción Cívica de Carrió, nótese que hablo de dos partidos con culto a la personalidad, y de otro (que no es el mío) que depende de muchos. Pero pasa el tiempo y no vemos cambios positivos, y por otro lado titubeos, marchas y contramarchas, y si volvemos a los dichos, antes de cada elección hay que dar “pan y circo” y por el momento sólo ve­mos circo, allá y acá, y cada vez a más argen­tinos les falta el pan.
Parece que el problema de Lilita es que le prometieron que no habría cambios en la Afip hasta el año que viene y los cambios se producen ahora, y presume que es para cu­brir al primo del Presidente, que ¿vendió? su empresa Iecsa. Tal vez sí y tal vez no. Pero estimada Lilita, la ropa sucia se lava en casa, no en los diarios o la TV, salvo que se busque otra cosa. ¿Será que está entre los que quie­ren otro candidato de Cambiemos, en vez de Macri para las elecciones del año próximo?
Que lástima, la doctora Carrió se perfilaba como una sucesora de Lisandro de la Torre como fiscal de la República, y ahora aparece pateando el tablero de su coalición electoral o política, sin pensar que le hace el juego a quienes dice combatir.
Sería bueno que tanto ella como los “eco­nomistas” que critican al plan de Cambie­mos o de PRO, digan qué es lo que hay que hacer para salir de la situación grave que está pasando el país, y que entre otras cosas manda al Segundo Puente y con el al Plan Belgrano al siglo XXII.s