Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/138512
La muerte del Fiscal

Nisman: informe de Gendarmería contradijo al técnico Lagomarsino

Fue él quien se contacto con Nisman el día anterior a la muerte. El acusado dijo que la definición es falsa, y dio detalles.

COR140918-020F01.JPG

Un informe de Gendarmería Nacional presentado ante el fiscal Eduardo Taiano contradijo la versión del empleado informático Diego Lagomarsino, quien siempre sostuvo que Alberto Nisman fue quien lo contactó el 17 de enero de 2015 y lo convocó a las torres Le Parc en Puerto Madero. Fuentes judiciales informaron a NA que el informe presentado ante el fiscal del caso determina que ese sábado, el día anterior al hallazgo sin vida de Nisman, fue Lagomarsino quien lo contactó mediante mensaje de Whatsapp alrededor de las 11.30. La pericia desmiente la versión de Lagomarsino, quien siempre señaló ante la Justicia que el fallecido fiscal Nisman lo había llamado aquel sábado aproximadamente a las 16.30 para pedirle que fuera a Torre Le Parc, donde vivía, y que una vez allí le pidió prestada su arma calibre 22. Lagomarsino, sin embargo, ratificó su declaración y sobre el informe de la Gendarmería señaló: “Esto es falso. La pericia fue sobre el celular de él y los llamados de Alberto fueron por el teléfono fijo y confirmados en 2015. Todo mezclado”. La Gendarmería realizó un peritaje informático a partir de los teléfonos que usaba Nisman, los que tenían una función de borrado, y que analiza los logs de conexión que tuvieron las horas anteriores al hallazgo sin vida del fiscal. Según indicaron los peritos, del análisis de los equipos surge que fue Lagomarsino, quien inició el contacto mediante un mensaje de Whatsapp ese mismo sábado por la mañana y que el fiscal le contestó. El peritaje informático sobre el cual trabajó la Gendarmería se realizó sobre sus teléfonos y las computadoras que usaba Nisman. Por otra parte, el fiscal Taiano ya sumó una nueva investigación al caso y que tiene que ver con las amenazas que recibió el fallecido fiscal a través de su cuenta particular de correo electrónico. En esos mails, cuyo origen fehaciente nunca se pudo determinar, lo amenazaban de muerte a él y su familia y le advertían que iba a ser desplazado de la UFI Amia y que el espía Antonio Stiuso, cercano a él, iba a ser echado de la Side, tal cual sucedió.s