Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/132099

Un ministro ensañado con Norte

“Estamos acostumbrados a este medio que está ensañado con este Ministerio”, fue la respuesta a un colega de Radio Dos del Ministro de Salud Pública de la provincia Ricardo Alberto Cardozo, con la que intentó minimizar y desmentir una información difundida por este medio, en la cual se daba cuenta declaraciones del titular de la Asprosac, su colega Andrés Vizcaíno. Una imagen que se desdibuja. De la redacción de Norte de Corrientes

 

cardozo 222.jpg

El ministro, conocido por su perfil “apretador”, se río del degollado. Más bien, de la prensa que no le rinde pleitesía, en una provincia adonde su cartera no ha podido o sabido frenar la alta mortalidad infantil, ni los bajos salarios de los médicos, ni la precariedad laboral, como tampoco mantener la salud pública, en la que los pacientes son los que deben concurrir con sus insumos a la atención hospitalaria.

Ese mismo ministro se ensañó con la salud de la población durante toda la gestión anterior, que hoy en día está en la antesala del retiro efectivo, con profesionales de mejor perfil y trayectoria listos para sucederle.

Los funcionarios pasan, y con ellos su ensañamiento sobre los medios que no le caben. Los medios sí permanecen, y seguirán cumpliendo, aquellos veraces, con la necesidad de información certera.

Esa misma información que salió a ratificar el gremialista entrevistado en la misma radio adonde decidió disparar su dardo el ministro. Un "peté por la boca", diría el correntino.

Esa misma radio ratificó así la verdad, la que el ministro esconde, desde que desmintió en un video lo que había sido grabado en un audio, cuando “apretara” a una enfermera que osó ser candidata por otro espacio político en Mburucuyá, y fue cruelmente trasladada a San Luis del Palmar.

El ensañamiento ministerial cae en saco roto, ya que ha sido este medio el que difunde a la par de las falencias de su gestión, las actividades que su cartera realiza, sin distinción ni tildes de ninguna clase.

La “saña” está en aquel que se victimiza, no en aquel que informa.

También te puede interesar