Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/131958

El peso de las tarifas en los salarios

El peso de las tarifas de los servicio públicos en relación con el salario mínimo aumentó 15 puntos porcentuales en los últimos tres años al pasar del equivalente al 6% en 2015 al 21% en 2018, dice el análisis.

La Argentina se convirtió este mes en el tercer país de América del Sur en el que más porcentaje del salario mínimo promedio se destina al pago de tarifas de servicio públicos como gas, electricidad y agua.

Tras los ajustes en las boletas de electricidad, transporte y peajes en el primer trimestre, los argentinos ya destinan en promedio el 19 por ciento del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVN), actualmente en los 9.500 pesos. Así, la Argentina quedó por detrás sólo de Venezuela, que ocupa la cima con 33%, y Chile, donde el pago de las tarifas de los servicio públicos básicos se lleva el 23% del salario mínimo de la economía. El país desplazó este año a Brasil del cuarto lugar y a este ritmo pronto se quedará con el segundo lugar que detenta Chile, para ubicarse ya sólo atrás de Venezuela como el país con las tarifas más caras de la región. Además, el peso de las tarifas en los sueldos chilenos viene en caída: en los últimos tres año perdió 3 puntos porcentuales de incidencia. Atrás en el ranking regional vienen Ecuador, Colombia, Perú y Uruguay, según un estudio realizado por el Observatorio económico de la Universidad Nacional de Avellaneda relativo al costo de los servicios públicos. El peso de las tarifas de los servicios públicos en relación con el salario mínimo aumentó 15 puntos porcentuales en los últimos tres años al pasar del equivalente al 6% en 2015 al 21% en 2018, dice el análisis. Según el informe, esta situación en la que se ve la Argentina se da después de que las tarifas de electricidad aumentaron 1.490% entre enero de 2016 y marzo de 2018; y las de gas natural por red se encarecieron 1.297% en el mismo período. Las tarifas de agua corriente subieron un 996% entre enero de 2016 y marzo de 2018, período en el que los peajes ajustaron 677%; el colectivo mostró un alza del 275%; y las cuotas de la medicina prepaga un 88%. El costo de vida para los asalariados se incrementó 2,4% mensual en marzo y alcanzó así un acumulado del 25,5% en los últimos doce meses, según el Instituto Estadístico de las Trabajadores (IET). El aumento estuvo motorizado por las categorías “Otros bienes y servicios” con un salto mensual del 8,7%, debido -en parte- al ajuste de hasta el 16% en los precios de los cigarrillos. En segundo lugar quedó el rubro “Educación”, que trepó 5,8% mensual debido a la entrada en vigor de nuevas cuotas en colegios privados con el inicio del año lectivo; en tanto, “Indumentaria y calzado” subió 3,6%, y “Mantenimiento del hogar”, 2,7%. Se trata, al igual que “alimentos y bebidas” (2,2%) de rubros sensibles a la cotización del dólar e influidos por el traspaso a precios de la depreciación del peso de los meses previos, explicaron los técnicos del IET. El análisis señala que la inflación acumulada en el primer trimestre de 2018 alcanzó ya al 7,1%, prácticamente la mitad de la meta oficial para todo el año. A su vez, el salario real del primer trimestre fue un 1,7% menor al del mismo período de 2017, apuntó el Instituto dependiente de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). El informe indicó también que la inflación de marzo se sintió más fuerte en los salarios de menores ingresos, particularmente en los 3 y 4, afectados por las subas en alimentos y cigarrillos. Los indicadores económicos muestran claramente la pérdida del poder adquisitivo de los salarios, afectados por la permanente inflación que el gobierno no puede domar. Es el punto más crítico de la gestión, con perspectiva de crisis a mediano plazo.s