Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/130943

Calma a los empresarios

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, consideró que “la Argentina está en un proceso de normalización de la economía, de integración al mundo”.

La Unión Industrial Argentina (UIA) aseguró que la “diferencia” que tiene con la administración de Mauricio Macri está “en los discursos y no es de fondo”, mientras consideró que “toda instancia de diálogo” es “buena en sí misma”, tras la reunión en la cual el Gobierno le pidió apoyo y una merma en las críticas públicas.

La UIA se reunió con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Producción, Francisco Cabrera; para acercar posiciones luego de las declaraciones cruzadas. Y así fue al término del encuentro con las posturas publicas expuestas de cara al futuro cercano en el que se establecieron pautas de trabajo en común. El conflicto escaló luego de trascender declaraciones del presidente Mauricio Macri en las que respaldó el pedido de Cabrera a los empresarios para que dejaran “de llorar” y se pusieran a “buscar cómo incrementar la productividad”. Durante el encuentro, los funcionarios nacionales le pidieron a los industriales más apoyo y menos críticas en público, aunque aclararon que el Gobierno no cederá ante los reclamos vinculados con el crecimiento de las importaciones. Tras la reunión en Casa Rosada, el presidente de la entidad, Miguel Acevedo, destacó que “toda instancia de diálogo entre el Gobierno y el sector productivo es buena en sí misma”. “La única manera que tenemos de avanzar en los desafíos que presentan la Argentina y el mundo es dialogando de manera franca”, evaluó Acevedo, quien aseguró que seguirán “trabajando de manera conjunta en las mesas sectoriales para analizar los pormenores de cada cadena de valor y entender las dificultades que tienen”. En ese escenario, uno de los vicepresidentes de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, consideró que “la Argentina está en un proceso de normalización de la economía, de integración al mundo, en un contexto en el cual hay sequía, volatilidad en los mercados internacionales y medidas de Donald Trump jamás pensadas”. En declaraciones radiales, el empresario aseguró que la “diferencia” con el Gobierno está “en los discursos y no es de fondo”. Además, aclaró que las declaraciones cruzadas entre funcionarios del Poder Ejecutivo y dirigentes de la central fabril “son cuestiones del momento, no una declaración de guerra”. “No es que haya una cuestión para todos los sectores, hay que buscar las mecánicas para encontrar el camino del diálogo”, sostuvo el también titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal). Según su consideración, “hay que enfrentar las complejidades y buscar los equilibrios necesarios”. El encuentro sirvió par limar asperezas, al menos desde lo público, en un contexto político que el oficialismo busca armar a su medida con el gran objetivo para el año que viene: la triple reelección (Mauricio Macri en la presidencia, Rodríguez Larreta en Capital Federal y María Eugenia Vidal en la gobernación de la provincia de Buenos Aires). La calma con los empresarios es el punto de partida de una necesaria instancia de medidas que favorezcan a la producción, al menos en el mediano plazo, y que la coyuntura obre en consecuencia para sostener la apetencia política de Cambiemos en lo más alto. Es, la economía, el único escollo para el objetivo reeleccionista: la oposición parece haberle dejado el camino allanado. Así las cosas; la calma para quienes reclaman, un objetivo de poder por alcanzar. s