Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/129887

La discusión salarial docente

La situación financiera de Vidal es diametralmente opuesta a la de Kirchner dado que Buenos Aires recibirá este año unos 40.000 millones de pesos extra como compensación por el desaparecido Fondo del Conurbano Bonaerense.

La mayoría de las provincias iniciará esta semana las negociaciones paritarias con los gremios docentes que rechazan el techo del 15% para el aumento salarial, mientras los gobiernos cuentan con menor margen de maniobra por la reducción de fondos que les implicará el Pacto Fiscal.

Gremios combativos de Buenos Aires, Santa Cruz, Entre Ríos, Neuquén, Misiones, Tucumán, Tierra del Fuego y Chubut ya anticiparon que no iniciarán el ciclo lectivo, previsto para el 5 de marzo, si aún para esa fecha falta un entendimiento con los gobernadores. Así, los mandatarios provinciales inician el año presionados dado que la calificadora estadounidense Moodys ya advirtió que la Reforma Tributaria (producto del Pacto Fiscal) tendrá inicialmente un impacto “negativo” sobre las finanzas de las provincias, que tendrán que endeudarse más para salir a flote. La primera y única paritaria docente a nivel nacional que se cerró hasta el momento fue la de Misiones: la administración de Hugo Passalacqua acordó con los gremios un incremento del 15,5% para todo el año sin cláusula gatillo. Los docentes misioneros pasarán de tener un básico de $4.100 a uno de $4.511,77 desde el 1 de febrero; en paralelo, acordaron una baja en los aportes jubilatorios en escala que, al final, descenderá del 19 al 14%. La provincia en peores condiciones financieras es Santa Cruz, donde gobierna Alicia Kirchner, que convocó a los sindicatos Adosac y Amet a una primera reunión el viernes. En Buenos Aires, la gestión de María Eugenia Vidal convocó a los docentes para comenzar a negociar el incremento salarial para el jueves. El Frente de Unidad Docente (FUD) que integran Amet, FEB, Sadop, Suteba, UDA y Udocba pedirá un incremento salarial del 20%, en línea con la expectativa de inflación, y cláusula gatillo por si la inflación supera ese número. La situación financiera de Vidal es diametralmente opuesta a la de Kirchner dado que Buenos Aires recibirá este año unos 40.000 millones de pesos extra como compensación por el desaparecido Fondo del Conurbano Bonaerense. La ministra de Educación del Chaco, Marcela Mosqueda, anticipó que “entre jueves y viernes” convocará a los gremios para iniciar las paritarias, después de que su par de Hacienda y Finanzas, Cristian Ocampo, atara el ajuste salarial a la suerte de la provincia en la colocación de deuda. Córdoba inició la semana pasada el diálogo con el gremio docente UEPC, el último sindicato de estatales que aún no acordó salarios. La administración mendocina del radical Alfredo Cornejo llamó también para el 16 al gremio Sute, desde donde ya anticiparon que no aceptarán un incremento del 15% y advirtieron con no comenzar las clases si el porcentaje no es mayor. En Santa Fe, el socialista Miguel Lifschitz aún no estableció una fecha concreta para el inicio de la paritaria docente y con el paso de las horas crece el reclamo de los gremios de la provincia que piden el llamado desde enero, en un escenario casi idéntico al de Chubut. El salteño Juan Manuel Urtubey y el neuquino Omar Gutiérrez también confirmaron que esta semana llamarán a los gremios con el objetivo de un entendimiento que permita iniciar las clases sin sobresaltos. En un amplio panorama nacional, las miradas estarán puestas en Buenos Aires donde el acuerdo parece lejano.s