Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/123512
Cirugía sin precedentes en el país

Un médico correntino hace escuela en el área de neurocirugía desde Alemania

Roque Fernández coordinó la primera operación de columna por vía laparoscópica. Su trabajo en el extranjero y el impulso local.

COR100917-016F01.JPG

Argentina dio un gran paso hacia adelante en materia de salud de la mano de un médico correntino. La semana pasada se realizó por primera vez una operación de columna torácica por vía laparoscópica, una alternativa quirúrgica implementada por primera vez en Alemania hace más de 25 años, y ayer -tres días después de la intervención- la paciente de 50 años fue dada de alta en el Hospital Dr. Bernardo Houssay de la Municipalidad de Vicente López, en Buenos Aires. “Me llena de orgullo.

Lo que más contento me puso fue ver que Elvira (la paciente) se iba a casa sin dolor”, comentó a NORTE de Corrientes el neurocirujano correntino Roque Carlos Fernández, a cargo de la intervención, junto con Sebastián Belchior, del centro de salud bonaerense. Fernández reside en Alemania desde 2012 y se desempeña en el Servicio de Cirugía Espinal del Hoch Taunus Klinik, en Bad Homburg. Está casado con Viviana, una misionera a quien conoció cuando estudiaba Medicina y ella Bioquímica (le quedó una materia para recibirse), y tienen dos pequeños hijos, uno de tres y otro de un año y medio. Hizo la primaria en la Escuela Misericordia y la secundaria en el Colegio Nacional, en la capital provincial. Ingresó a la Universidad Nacional del Nordeste (Unne) donde se recibió de médico y la especialidad la concretó en el Hospital Militar Central en Buenos Aires, en 2009, mediante una beca que depende de la Federación Mundial de Neurocirugía donde se especializó en Cirugía de Columna. Desde allí viajó al país germano donde concluyó su especialización y comenzó a trabajar en el hospital semipúblico. Durante la especialización conoció a Daniel J. Rosenthal (también argentino, oriundo de Rosario) quien fue el encargado de realizar por primera vez una intervención del estilo en 1992 en tierra alemana. “Mi jefe (Rosenthal) recibe a médicos de todo el mundo para entrenar, es una persona muy generosa con sus conocimientos. Yo vine en 2012 y me eligió -tal vez le habré caído bien- para coordinar la parte de rotación en el hospital. Siempre trato de abrirles las puertas especialmente a los argentinos y un médico, Sebastián Balchior, me pidió para rotar. Ya en 2015 surgió la idea de hacer esta operación en Argentina y coordinamos para que cuando se presentara el caso pudiéramos intervenir”, contó Roque. Así, el martes pasado se concretó lo programado cuando ambos neurocirujanos soñaban en los pasillos del imponente hospital alemán: implementar la técnica en el país y mejorar la calidad de vida de los pacientes locales. Actualmente hay allí dos doctores argentinos más que se están especializando en este método prometedor.

COR100917-016F02.JPG

En Alemania opera a seis personas con esta patología por semana y además operó en otros países como Jordania, México, Israel y España puesto que cuando el paciente no puede trasladarse hasta el centro sanitario alemán, el equipo médico va al lugar de residencia de los enfermos. Sin embargo, señaló que “en América es más difícil porque los médicos desconocen la técnica y no contemplan la posibilidad terapéutica pero en Argentina debe haber más pacientes para esta técnica, así que la idea es seguir”. El médico es uno de los impulsores en Corrientes del proyecto del Instituto de Neurociencia del Nordeste, que brindará servicios médicos de alta complejidad. Roque viaja mañana a la ciudad de Frankfurt, donde vive. Con respecto a la vida en el país extranjero señaló que “es muy tranquila, muy linda, muy familiar y hay mucha seguridad”. Destacó que el ritmo de vida permite complementar la vida familiar con la profesional, cosa que en otros países no. En cambio, reconoce que de Argentina extraña todo. “Extraño la familia principalmente, aunque trato de ir cada vez que puedo. La última vez que estuve en Corrientes fue en las Fiestas del año pasado. También extraño el mate. Cada vez que vengo al país llevo yerba y los que van a Alemania saben que es requisito indispensable llevar yerba para que los vaya a buscar al aeropuerto”, dijo en tono de broma. La afición por la infusión tan típica de esta zona la comparte con otros argentinos radicados en aquel país europeo, a tal punto que formaron “un pozo común de yerba” que se va repartiendo cuando la reserva hogareña comienza a resentirse.

IntervenciÓn

La hernia discal dorsal genera mucho dolor en el tórax porque comprime el nervio intercostal. El tratamiento es muy complejo y en ocasiones las consecuencias y los riesgos de la cirugía son sumamente graves. Los profesionales que intervinieron en la operación explicaron que “las hernias de disco de cuello, las cervicales, se operan por adelante y no hay problema porque se corre la tráquea y el esófago y se accede a la columna. Las hernias de disco lumbares se pueden operar por atrás porque no hay médula, sólo raíces, entonces uno puede correrlas y operar. Pero en la dorsal está la médula y entonces no se puede hacer por atrás, se puede hacer por delante por el tórax, pero con un riesgo altísimo. Esta cirugía soluciona ese problema porque lo transforma en una técnica sencilla”. En tanto, Roque señaló que “las operaciones de hernia de columna torácica se realizan en Argentina, pero con incisiones grandes en la columna lo que presenta un riesgo dado que en esa zona se encuentra la médula espinal; en cambio con esta técnica la cirugía es mínimamente invasiva ya que se realiza por endoscopio, con incisiones de un centímetro y medio, por delante”.s