Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.nortecorrientes.com/a/117136
Llegará a los supermercados “Camino a la góndola”

Productos correntinos con menos del 10% de presencia en comercios locales

En mayo, la provincia lanzará el programa con el que buscan promocionar y elevar las bajas cifras de inserción de artículos locales.

COR190417-010F01.JPG

Recorrer las góndolas de la ciudad en busca de productos regionales se convierte en un trabajo tedioso y muchas veces imposible. Para conocer la situación este medio dialogó con la directora de comercio de la provincia Lourdes D’Arrigo, quien destacó que mientras en el interior se logra mejorar, la recepción en la capital aún no logra ganar espacios. “Se dan varios problemas que tienen que ver con la capacidad de producción pero también con la distribución”, explicó la funcionaria provincial. Según las cifras dadas desde el área de Comercio provincial se pudo saber que en los comercios locales la cantidad de productos locales no alcanza el 10% “en esta ciudad tenemos un registro aproximado de 9,6% de producción correntina en góndolas”, remarcó y especificó que en algunos comercios del interior alcanza el 15%. Entre los productos correntinos que intentan lograr visibilización en los comercios se encuentran dulces elaborados, yerba y arroz, pero destacó que también existen pequeños empresarios que elaboran galletitas de arroz y otros productos que lentamente ganan espacios. “Venimos trabajando con los productores y con los comerciantes pero la realidad es que en la capital el volumen de venta requiere una producción que muchas veces supera a los pequeños productores que no pueden dar respuesta a la reposición del stock necesario”, explicó la funcionaria. En cuanto a las perspectivas adelantó que el próximo 18 de mayo se lanzará en la provincia un programa llamado “Camino a la góndola”, que busca apuntalar tanto el aumento de la producción como así también la especialización y la distribución. Lo cierto es que con una producción en una variada gama de artículos, los capitalinos no pueden acceder a los mismos y deben conformarse con adquirir productos de marcas nacionales que copan los espacios. s